Nuestra Señora de Atocha
Basílica-Parroquia Nuestra Señora de Atocha
Omitir vínculos de navegación

Catequesis de Confirmación

Como por todos es bien sabido el sacramento de la Confirmación consiste en decir sí a Cristo delante de toda la Comunidad de la Iglesia. El proceso de catequesis de Confirmación tiene su fundamento precisamente en esta idea, es un proceso que sale al paso de los jóvenes de nuestros días para, primero, para ayudarles a continuar descubriendo a Jesús en el entorno en que se mueven a diario y a que sean testigos de ese Jesús Resucitado.

La Iglesia de nuestros días necesita, más que nunca de jóvenes que den testimonio de su fe entre los jóvenes de forma voluntaria, que sean sensibles a las necesidades de su entorno y que como cristianos públicos tomen partido en la Construcción del Reino. Por eso, el proceso tiene que como fundamento el ayudar al joven a clarificar y consolidar su fe en comunidad.

El proceso de Confirmación recibe jóvenes a partir los quince años de edad, aproximadamente, que solicitan su incorporación al proceso en los periodos en los que se abre la convocatoria o que llegan del proceso de Postcomunión/Preconfirmación de la parroquia, o bien que teniendo más edad llegan a la parroquia demandando el sacramento y son incorporados a los grupos de la comunidad juvenil cuya edad sea más adecuada, para que caminando en Comunidad realicen el proceso.

El proceso es un proceso de discernimiento cristiano, es decir, no es un proceso que esté caracterizado por tener una duración concreta ni por la edad de los confirmandos, ni por otros condicionantes, es un proceso en el que, sin prisas, pero sin pausa, el joven a la vez que descubre cual es su sitio en el mundo debe descubrir y aceptar cual es la misión que el Dios de Jesús le tiene reservada para la construcción de su Reino.

El proceso consta de reuniones semanales de aproximadamente hora y media de duración, encuentros especiales de una mañana, una tarde o de todo el día y de alguna convivencia fuera de Madrid en las el joven debe poder participar con asiduidad.

Objetivos perseguidos durante el proceso podrían estructurarse en tres etapas:

  • Etapa Antropológica: cuyo objetivo es formar grupo, depurar las actitudes grupales, generar un clima de confianza necesario para trabajar, tomar conciencia del porqué y para qué del proceso así como el papel que cada uno debe desempeñar. Comenzar o recuperar hábitos como la oración personal o comunitaria
  • Etapa Cristológica: descubrir y profundizar en los valores de Jesús como modelos a seguir de forma práctica. Además de aprovechar para formar dentro de lo posible a los jóvenes, un cristiano del siglo XXI es un cristiano que debe saber dar razón de su fe.
  • Etapa Comunitaria o eclesial: Descubrir al joven como parte integrante de una Comunidad que le acompaña, con la que Celebra y en la que descubre a Dios. Descubrir las necesidades del entorno que rodea al joven y capacitarle para comprometerse por los valores del Reino.
Catequesis de Confirmación