Nuestra Señora de Atocha
Basílica-Parroquia Nuestra Señora de Atocha

¿Qué es el bautismo?

Horarios - Calendario

Bautizamos a nuestro hijo El bautismo es el primero de los sacramentos. A través de este sacramento entramos a formar parte de la Iglesia y nos sumergimos en la vida divina de Dios Padre, Hijo y Espíritu.

  • El bautismo nos incorpora a la familia de Dios, la Iglesia, el pueblo de sus hijos, disfrutando del gozo de tener a Dios por Padre.
  • El bautismo nos une a Jesucristo, nos hace hermanos suyos, participamos de su muerte y resurrección, nos destina a vivir su vida en plenitud.
  • El bautismo nos da al Espíritu Santo, que es la luz que nos ilumina, la gracia que nos renueva, la fuerza que nos empuja a vivir el Evangelio y a amar a todas las personas.

El bautismo


El bautismo nos ofrece:

- Un sentido de la vida: Venimos de Dios, vamos a Dios.

- Un modelo: Jesucristo camino, verdad y vida.

- Unos valores: Amar a Dios con todo el corazón y al prójimo como a nosotros mismos.

- Una fuerza: La fuerza del Espíritu Santo.

- Un proyecto: Que el mundo progrese conforme al plan amoroso de Dios.





¿Cómo le ayudaremos a ser cristiano?

El bautismo de nuestro hijo
  • La fe y la vida de los padres: Predicar con el propio ejemplo es la mejor manera de ayudar al niño a ser cristiano. Es importante que vea a los padres rezar (antes de las comidas, cuando ocurre algo bueno y también en los momentos difíciles...), que participan los domingos en la misa...
  • Enseñarle a rezar: Desde pequeño, el niño debe aprender a relacionarse con Dios, a rezar. Por la mañana –cuando se levanta-, por la noche –al terminar el día-, antes de comer...
  • Enseñarle actitudes cristianas: Que las vea en los padres, pero ayudarle también a vivirlas. Por ejemplo: a compartir sus juguetes, a visitar algún amigo o familiar enfermo, a perdonar, a decir la verdad...
  • Tener signos cristianos en casa: Cuando el niño empiece a abrir los ojos a la vida, será importante que vea, como algo que forma parte de la casa, algún signo cristiano: una cruz, una imagen de la Virgen, el belén por Navidades...
  • Celebrar el aniversario del bautismo: Si celebramos el aniversario del nacimiento –el cumpleaños- ¿por qué no celebrar también el aniversario del bautismo para recordar la importancia de ser cristiano?
  • Incorporarlo, en la medida que crezca, a la vida de la comunidad: El bautismo es el inicio del camino cristiano. Para que el niño avance en este camino será necesario llevarlo a la Iglesia para que reciba también los demás sacramentos (eucaristía, penitencia, confirmación...).

Con gozo habéis vivido en vuestra familia el nacimiento de vuestro hijo, con gozo acudís a la Iglesia para dar gracias a Dios y celebrar el nuevo nacimiento por el bautismo.

¡Es una alegría para todos!